Bueno… ¿y ahora qué?

A finales de diciembre acabamos una de las experiencias más enriquecedoras y de la que más he aprendido sobre educación, el Posgrado de Experto en innovación, metodologías y evaluación aplicadas a la educación de la Fundación Maecenas.  ¿Quieres saber más?

En septiembre del 2016 tuve la oportunidad de empezar un Posgrado que me ha cambiado la forma de mirar la educación, y no solo eso si no que además me ha dado las herramientas para conseguir que esa mirada se transforme en una idea constante para intentar conseguir el cambio en la educación.

Nada es fruto de la casualidad, si no del esfuerzo diario por intentar cambiar, de la inquietud por intentar mejorar lo que uno hace constantemente y de la formación continua ya sea por investigación propia o por la formación entre iguales. Y sin duda alguna, el Posgrado de Experto en innovación, metodologías y evaluación aplicadas a la educación ha potenciado todas aquellas habilidades y conocimientos sobre educación, con profesores expertos y reconocidos a nivel estatal, incluso internacional.

Tuvimos la suerte en el Col·legi El Temple de ser sede durante año y medio de este posgrado que se hizo en Mallorca. Y juntamente con 25 docentes más de otros colegios pudimos compartir ideas, proyectos, intereses comunes y disfrutar de una convivencia que se reducía a un viernes y sábado al mes.

En el posgrado hemos trabajado las diferentes metodologías de la mano de expertos que la aplican en sus aulas desde hace ya varios años, profesores que al igual que nosotros una vez fueron formados en ello y a base de trabajo e investigación se hicieron expertos y reconocidos a nivel estatal. Los módulos presentes fueron:

  • PBL. Aprendizaje basado en proyectos, problemas y retos.
  • Aprendizaje Cooperativo
  • Gamificación. Aprendizaje basado en el juego.
  • Robótica y Programación en el Aula.
  • The Flipped Classroom. Aula inversa.

Los dos primeros módulos, tanto PBL como Aprendizaje Cooperativo tuvimos la suerte de compartirlos con dos de las profesoras del Colegio Alauda de Córdoba, Carolina Gómez y Maria José Pérez, uno de los colegios referentes en España en cuanto a innovación educativa. La Gamificación, uno de los módulos que más cambió mi forma de trabajar en el aula, fue impartido por Marcos Garasa uno de los descubridores del gran Javier Espinosa, y en otras sedes tuvieron la suerte de aprender de otro grande, Salvador Carrión creador de la Torre de Salfumán. Gracias a este módulo, fuimos premiados por SIMO Educación como mejor experiencia de Gamificación de España del 2017, con el proyecto Save The World un proyecto interdisciplinar sobre la II Guerra Mundial.

Robótica y Programación abrió mi curiosidad y Carmen Bartolomé se encargó de hacernos entender de la importancia de implantar un proyecto de este tipo dentro el currículum escolar en la educación, “si no formamos a nuestros alumnos en esta habilidad dependerán de otros en el futuro´´

Y por último Santi Rodríguez, compañero nuestro en el resto del posgrado, que nos mostró las ventajas del Flipped Classroom algo que ya tenía implantado en el aula pero que me sirvió para saber como programar, que muchas veces innovamos y olvidamos la importancia que tiene programar todas las tareas. El proyecto Matemáticas a Tu Ritmo está basado en este método.

La segunda parte del posgrado la dedicamos a la evaluación, algo que podría parecer aburrido y tedioso, se convirtió en algo fundamental para entender el concepto de innovación y hacer el cambio de mirada o mentalidad en el profesorado. Innovar para seguir evaluando lo mismo de la misma manera carece de sentido. Los módulos eran:

  • Evaluación Educativa
  • Modalidades de Evalucación
  • Técnicas e Instrumentos de Evaluación
  • Evaluación Digital del Aprendizaje

De todos ellos, el que más me gustó y más me marcó fue el que dio Maria Jesús Moreno, profesora también del Colegio Alauda, que fue la que realmente nos hizo cambiar la forma de mirar la evaluación, que pasó a ser, en mi caso, un instrumento de calificación a una proceso más del aprendizaje, llegando
a odiar el propio hecho de calificar. Tanto Jaime Forces, Alexis Alonso como Miguel Ujeda aportaron su granito de arena a todo este proceso de cambio de mentalidad.

La última parte fue para mí la menos productiva a la hora de llevarla al aula al día siguiente, no sin ello ser interesante. Los módulos consistían en:

  • Hábilidades y Competencias para la nueva escuela.
  • El Coaching en el Entorno Escolar
  • Inteligencias Múltiples
  • Programación Neurolingüística y Educación
  • Espacios Educativos para Crear e Innovar

Alfredo Romero se encargó de mostrarnos como la tecnología se introducirá en el aula en un futuro, y que mejoras puede suponer ello. Nos hizo imaginar nuestro centro en un par de años, veremos si toda esa tecnología llegará por fin a las aulas. Senador Pallero nos enseñó como utilizar el Coaching en el entorno escolar, realizándonos a nosotros mismos un proceso de coaching, fue muy interesante y desde entonces ha disminuido mi nivel de estrés. Maria Asunción nos habló de las Inteligencias Múltiples y por desgracia no pudimos contar con el gran Carlos Pallero para entender un poco más del PNL. Por último fue José Picó quien en su pasión por los espacios educativos nos creó la necesidad de cambiar nuestro centro y ponerlo patas arriba a todos los presentes. Se ha encendido la llama en todos nuestros corazones veremos ahora si la economía nos permite realizar esos grandes cambios.

Ahora solo queda el Trabajo Final de Posgrado que con lo mucho que he aplicado todo lo que he aprendido en el aula la dificultad será elegir que explicar, una demostración más de la gran utilidad que ha tenido este posgrado en mi formación docente.

Sin duda, ha sido una experiencia única, he conocido a grandes docentes pero sobretodo a grandes personas dispuestas a cambiar la educación aportando su granito de arena. Animo a todo aquel interesado en realizar el posgrado que no lo dude, estamos intentando promover que se vuelva a realizar el posgrado aquí en Mallorca, si estás interesado rellena el siguiente formulario y de realizarse te informaría.

Y tras tanta y tan buena formación, ¿ahora qué? La respuesta es sencilla… Una vez encendido el fuego de la innovación y dado el salto hacia la creatividad, las ideas surgen sin parar y solo queda fracasar para después resurgir más fuertes. Tenemos que perder el miedo a probar cosas nuevas en el aula.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *