Misión III: Disturbios en la Tierra

Seguimos rumbo al planeta K2-18b pero las últimas noticias que hemos recibido desde la Tierra no son las más esperanzadoras, mi nombre es Dessisleva Mihaylova y soy tripulante de la nave Avalón

⚠️SPOILER ALERT⚠️ Antes de seguir leyendo si quieres conocer más sobre el proyecto:

Misión I

Misión II

Sin habernos alejado mucho del planeta azul seguimos recibiendo comunicaciones desde la NASA con información y datos trascendentes para el estudio del planeta K2-18b. Los últimos datos nos indican movimientos sísmicos en el planeta, por lo que nos disponemos a representar gráficamente dichos datos e interpretarlos.

Tras la lectura observamos que el planeta tenía 5 capas y 4 discontinuidades, las ondas P se propagaban llegando a un máximo de velocidad de propagación al límite de la primera discontinuidad. Por otra parte, las ondas S caían en picado y desaparecían tras la primera discontinuidad.

Esta información es indicativa de un cambio de estado a medida que nos vamos alejando de la corteza del planeta, que pasa a ser líquido tras la primera discontinuidad. Si sumamos al aumento de temperatura que muestra, podemos casi afirmar que al igual que en la Tierra hay corrientes de convicción en su interior.

Por tanto, si existen metales y hay corrientes de convicción, la posibilidad de que exista el campo magnético protector del planeta es elevada. Una nueva buena noticia para nuestro viaje.

Pero el mensaje de la NASA no acababa aquí, las noticias en la Tierra no son buenas. Se ha filtrado en la prensa EEUU el desembolso económico que realiza el gobierno para vuestra misión… Mientras hay gente que muere de hambre diariamente en la Tierra.

Según el New York Times con el presupuesto de un mes de la NASA se podría alimentar gran parte del planeta durante más de cinco años. Alargando la vida de la gran mayoría de humanos.

Desde Washington nos piden que mandemos un mensaje claro y conciso de la importancia de nuestra misión, para calmar a las masas y darles esperanza. Siendo realistas, estamos acorralados. La caída del gobierno podría suponer el cierre del proyecto y por tanto, nos dejarían solos y a la deriva… No nos queda otra que exagerar la buena situación actual y mentir al resto de la humanidad. ¡HAY ESPERANZA PARA TODOS!

Apoyada junto al ventanal de la nave donde a lo lejos podemos divisar nuestro planeta azul me doy cuenta de lo mucho que he cambiado en las pocas semanas que llevamos en la nave. De haber estado en la Tierra hubiera sido la primera en defender a capa y espada dicha situación, como una activista más protectora de nuestro planeta y del medioambiente… pero hoy he sido capaz de mentir y mandar un mensaje de esperanza a una gente cuyo destino no es otro que la muerte, familiares, amigos y conocidos, poniendo por encima una misión que nadie sabe a donde nos va a llevar. Cierro los ojos… estoy cansada, me voy a ir a dormir… pero antes de despedirme se me viene a la cabeza una pregunta… ¿de dónde ha sacado la NASA los datos de movimientos sísmicos en una planeta en el que nadie ha puesto un pie?

Ana María Stoyanova

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *