Paisaje de Aprendizaje, una herramienta necesaria

No hace mucho empecé a escuchar en Twitter la palabra Paisaje de Aprendizaje y sí ya por sí sola suena bien, cuando uno descubre que es algo que ya llevaba tiempo haciendo pero que no le ponía nombre es todavía más gratificante. En esta entrada os contaré qué es un paisaje de aprendizaje, por qué es necesario su introducción en la educación y qué herramientas nos permiten crearlo. ¿Estáis listos?

Vayamos por partes, ¿qué entendemos por paisaje de aprendizaje? La primera vez que oí este término fue en boca de César Poyatos (@cpoyatos) y su aventura atómica, un proyecto personalizado que incluye las inteligencias múltiples que tiene como objetivo el aprendizaje de los modelos atómicos y la estructura del átomo. Está dividida en diferentes fases y es un modelo de aprendizaje que utiliza algunas mecánicas del juego.

Desde entonces empecé a investigar sobre el paisaje de aprendizaje, en realidad no era nada nuevo, se trata de crear un lugar atractivo para el alumnado donde poder seguir de manera ordenada el desarrollo de su aprendizaje y que además se le permita seleccionar el camino más idóneo según sus habilidades, la posibilidad de tomar decisiones y riesgos responsables, es decir, una forma de personalizar el aprendizaje del alumnado sin necesidad de crear aspectos especiales para cada uno de ellos. Todo bien ordenado, en un mismo lugar.

Para ello, César utilizaba una herramienta llamada ThingLink con la cuál a partir de una imagen fija puedes ir añadiendo información, enlaces, videos, notas e incluso otros documentos. ¿Pero solo sirve ThingLink? Ni mucho menos.

La herramienta es solo eso, una herramienta más. Muchas veces los docentes nos preocupamos en demasía por encontrar aquella herramienta genial que nos va a salvar de todos los apuros, y siento decirlo, esa herramienta no existe. Al final cada docente, dependiendo de sus habilidades y en función de la necesidad seleccionara una u otra.

Pero vayamos al grano y contestemos la primera de las preguntas. El paisaje de aprendizaje es una propuesta inclusiva de programación donde el diseño favorece el aumento de la motivación intrínseca del alumnado y favorece la creación de diferentes itinerarios de aprendizaje que se adaptan a ellos y eliminan las barreras al aprendizaje y a la participación. Están basados en el entrecruzamiento de las inteligencias múltiples con la Taxonomía de Bloom revisada de tal manera que obtenemos un abánico de 48 sugerencias que podemos proponer a nuestros alumnos. ¿Ideal verdad?

Dicho de otra manera, ¿os imagináis la cantidad de actividades que podemos crear en base a esta tabla? ¿Creéis que de esta manera personalizaremos más el aprendizaje de nuestros alumnos? Solo queda diseñar y graduar las actividades enfocadas al objetivo marcado. Y en este momento surge el primer problema… ¿y ahora qué hago?

Somos el producto de una educación obsoleta cuyo fin era la memorización de contenidos, y ahora cuando nos piden ser creativos nos cuesta. La creatividad, y lo he dicho otras veces, es una habilidad innata en muchos casos pero que en todos se puede trabajar para mejorarla, ¿y cómo se trabaja la creatividad? Creando… e investigando qué hacen otros para hacerlo tuyo. Cómo diría Javier Espinosa (@javiesping) fusilar todo aquello que sea aprovechable. Poco irás mejorando esa habilidad atrofiada por la falta de estimulación en una época muy importante en el desarrollo cognitivo de nuestro cerebro. ¿Cómo sería vuestro dibujo si os pido que dibujéis una casa? ¿Y cuántos de vosotros vivís en una casa con un árbol, una chimenea, etc..? Creo que hay poco que añadir. Demos una oportunidad a nuestros alumnos.

Una vez programadas las actividades que vamos a desarrollar, toca diseñar. Para ello, una forma muy atractiva de realizar un paisaje de aprendizaje es introducir en él una narrativa que permita seguir la aventura. Sí, todos lo sabéis, soy un enamorado del potencial de la gamificación que ofrece en su introducción en el aula, pero una herramienta tan potente que permite tener a los alumnos motivados, ¿cómo no la iba a introducir? Aún así no hablo de gamificar el paisaje de aprendizaje, simplemente añadir una narrativa como hilo conductor representativo de la imagen interactiva o pantalla, que esta es la tercera parte de la creación de un paisaje de aprendizaje. El diseño de la experiencia.

¿Dónde, los alumnos, van a poder ver un seguimiento de su aprendizaje? A partir de aquí existen herramientas para intentar que esta experiencia sea atractiva para ellos. Se utilizan mucho las imágenes interactivas, pantallas como si de un videojuego se tratara con iconos interactivos que proporcionan información al alumnado. Es una forma ordenada de tener todos los elementos para el aprendizaje de un objetivo en un lugar visible y accesible para ellos, que además suponga un punto alto de motivación por su diseño.

Os dejo aquí una serie de herramientas que he utilizado en el aula para la creación de estos paisajes de aprendizaje:

  • Páginas web:
    • Wix
    • Sites Google – Los puedos encontrar en tus aplicaciones de Google en el menú de usuario.
  • Imágenes interactivas:
  • Documentos interactivos:
    • Presentaciones de Google
    • HyperDocs
  • Plataforma

Seguramente habrá muchas más, en mi caso, la herramienta que más suelo utilizar para realizar estos paisajes de aprendizaje es Wix, creo que es una herramienta muy versátil que permite crear de una forma rápida y sencilla, una página web totalmente interactiva cuyo único obstáculo es tu imaginación. Deck Toys es otra herramienta muy interesante que a día de hoy todavía está en proceso de crecimiento, aunque perfectamente se puede utilizar ya en el aula con un potencial bestial, pronto tendremos una entrada dedicada a Deck Toys.

Pero hace poco descubrí HyperDocs gracias a Llorenç Rosselló (@LlorencRossello), un profesor de Sant Josep Obrer que en su nueva aventura de gamificación (Who killed Richard Pennyweather?), un thriller sobre un asesinato en el colegio y donde hay una serie de sospechosos y toca descubrir quién es el asesino, ¡GENIAL! Para ir descubriendo las pistas y trabajando los diferentes objetivos que se planteaban utilizaba unos documentos donde estaba toda la información para tener controlado y personalizado el aprendizaje de sus alumnos, y desde entonces… 

Fanático de las novedades, prometo contaros más en la próxima entrada. I lof (L) HyperDocs!

En definitiva, creo que es muy necesario poner un poco de orden a tanta vorágine innovadora. No se trata de cambiar sino de mejorar, es muy necesario programar antes de preparar cualquier nueva experiencia, y es bueno probar cosas nuevas siempre y cuando exista un orden. Los alumnos deben saber en todo momento, qué hacemos, por qué lo hacemos, qué objetivo tenemos, y el camino que debemos recorrer para conseguirlo, es la mejor manera de asentar nuevos contenidos, habilidades o destrezas. Y para ello no hay mejor elección que la creación de un paisaje de aprendizaje, aunque este no contenga una narrativa.

Nos vemos en las redes

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *