Prometí no hacerlo pero…

Llevaba muchos años realizando año tras año nuevas historias para motivar a los alumnos, narrativas que según sus gustos iba adaptando para generar una gamificación que hiciera que vivieran en primera persona una aventura con el objetivo de aprender y no memorizar el contenido de una asignatura. De trabajarlo de forma competencial y con una aplicación directa para solucionar problemas con aquel contenido que íbamos descubriendo, pero todo ello conlleva mucho trabajo, y el trabajo requiere tiempo de preparación, algo que parecía carecer.

Les dije que no lo haría, que este año no iban a vivir una aventura de las mías. Que lo sentía mucho pero que debían conformarse con una clase algo más práctica pero sin una aventura… la vida no me daba para más, aunque eso sí, no dejaría de trabajar todo el contenido de forma competencial.

Así que con ello en la cabeza, empecé a trabajar la programación de lo que sería la asignatura de 4º de ESO de Biología, una asignatura poco afín a mi formación académica pero que por su contenido da mucho de sí y es realmente interesante. Preparé materiales, actividades competenciales y prácticas de laboratorio, con la idea desde un principio de suprimir el examen teórico, y sustituirlo por actividades de evaluación de razonamiento, un escalón más en la pirámide del aprendizaje, aplicar aquello que has aprendido en base al fundamento teórico.

Pero sucedió algo imprevisible que en cuestión de minutos hizo dar un tumbo a toda la programación y plantear la asignatura de otra forma, o al menos darle una vuelta más a lo ya planificado. Sentado en casa, cenando con mi mujer en las noticias de Antena 3 informaron de un gran descubrimiento…

¡K2-18b un exoplaneta que contiene agua en su atmósfera y que podría albergar vida!

Al mismo momento que veía la noticia recibía un email por parte de una alumna que compartía mi admiración por el descubrimiento. El día siguiente en clase, fue un debatir sobre la actualidad y las consecuencias de dicho descubrimiento. ¿¡Cómo podía dejar escapar una oportunidad así!? Entonces lo hice…

Y al día siguiente tras una noche loca de creatividad y con materiales reciclados de otros proyectos y con la documentación tuneada en diseño de lo que ya tenía preparado me presenté con este trailer sobre la aventura que estaban a punto de empezar.

 

Los recursos naturales terrestres empiezan a ser escasos, la probabilidad de vida en el planeta año tras año es más reducida, y se estipula que el ser humano habrá desaparecido en dos generaciones. El Project Exodus es un proyecto de la NASA que tiene como objetivo la colonización del Planeta K2-18b para la perpetuación de la raza humana en otro planeta. Vosotros, jóvenes científicos, habéis sido seleccionados para iniciar este viaje interestelar lleno de peligros hacia un planeta del que poco se sabe, siendo la única esperanza de la última generación de terrícolas. ¿Seréis capaces de salvar a la humanidad?

Así se presentaba el proyecto exodus. Cuya primera simple tarea era generar su propio personaje, nombre apellidos y especialidad para su viaje interestelar.

Y sin olvidar su diario de abordo, un documento de su historia narrada en primera persona y de los sentimientos que sentirá su personaje durante la aventura… dejar atrás a amigos y familiares para ser el primero en poner un pie en un exoplaneta nunca es fácil. Así que, cada cierto tiempo habrá que narrar la aventura y sus descubrimientos en un contexto dirigido con la obligación de la utilización del vocabulario aprendido y trabajado en el aula pero con la libertad creativa de narrar cuál es su visión del momento.

El primero es el prólogo que empieza así en uno de nuestros científicos:

A quién me lea. Mi nombre es Lautaro Pineda Ramírez estoy embarcado en la nave Avalón rumbo a K2-18 b, nuestra posible salvación, no conocemos con exactitud la condición del planeta, solo sabemos que consta de agua y una temperatura habitable.
No dude en participar en este proyecto cuando conocí sobre el, soy biólogo botánico, supongo que me aceptaron ya que pensaron que mis conocimientos sobre la vegetación serían útiles, alguien tendrá que estudiar la vegetación que posiblemente haya en K2-18 b, y en caso de que no haya alguien tendrá que ponerla.
Si quise participar fue para tener alguna oportunidad de que la raza humana pueda sobrevivir, para que mi familia
pueda sobrevivir. Y ahora no sé qué va a pasar…

Uno de muchos, el primero de todos.

Siempre me gusta empezar todas las experiencias con una sesión simplemente narrativa donde los alumnos se meterán y desarrollarán su personaje.

A partir del próximo día empieza lo más complicado de la Gamificación es convertir cada aventura narrativa en una nueva misión que suponga un aprendizaje de uno de los objetivos marcados. Este año en Biología de 4t ESO he decidido empezar por Geología. La primera misión tiene como objetivo el estudio del interior del Planeta K2-18b antes de nuestra llegada para ello los alumnos deberán conocer como se ha realizado el estudio del interior de nuestro planeta para extrapolarlo al exoplaneta y sacar sus propias conclusiones. Para ello reciben la llamada de Benjamín Krafft.

MISIÓN 1. LA LLAMADA

¡SPOILER ALERT! Vianna (una de nuestras alumnas cuya especialidad es la geofísica) será la encargada de acabar la sesión con el estudio del magnetismo terrestre y lo que ello significa para nuestro planeta.

Trabajo de investigación: ¿Tiene un campo magnético el planeta K2-18b?

Es la primera investigación que realizamos a partir de los datos y con el estudio de los métodos indirectos los alumnos deberán llegar a una conclusión razonada de la existencia de un campo magnético en dicho planeta.

Preparación del informe – Pasos a seguir para su estudio

¿Vosotros qué creéis? ¿Tendrá campo magnético el planeta K2-18b? Evidentemente mis alumnos ya lo saben. Más en la próxima entrada sobre el proyecto.

One thought on “Prometí no hacerlo pero…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *